Ir al contenido principal

Black Album - Metallica


Pues bien, aprovechando que es el vigésimo aniversario de este disco, y que, el año que viene en el Download Festival Metallica lo tocarán por primera vez en su totalidad en concierto (incluyendo 'The Struggle Within' y 'Don't Tread on Me' que nunca han tocado en directo) me voy a dar el gustazo de reseñar uno de mis discos favoritos: The Black Album de mis adorados Metallica.

Y es que ellos fueron los padrinos de mi introducción al metal más pesado y concretamente, lo hicieron con este disco. No es el disco más potente, ni más rápido de Metallica, como en sus inicios de brillantes thrashers, pero para mi es el más especial.

Empezar el disco con 'Enter Sandman' es un una declaración de principios. Tras el progresivo y retorcido -y genial- '...And Justice for All' Metallica da un vuelco a su estilo, baja el tempo de sus canciones y las vuelve más accesibles. Todo esto se puede ver en esta canción. La primera vez que la escuché (después de haber leído miles de referencias a esta canción) se me pusieron los pelos de punta, el estribillo me dejo K.O. y desde ese momento fue como un flechazo y desde ese momento Metallica y yo hemos estado ligados en todo.

Luego llega 'Sad but True' para machacarte con ese riff a lo Iommi que nos muestra a unos Metallica clásicos rememorando a los Sabbath de los 70'.
Con 'Holier than Thou' aceleran el tempo y en este disco, esto parece un error. Es la peor canción del disco -sin ser mala, claro- ya que se hace un tanto repetitiva, pero tiene un gran solo de guitarra por parte de Mr. Hammet.

'The Unforgiven' es una de las canciones -hasta el momento de la publicación de este disco- más innovadoras dentro del repertorio más clásico de Metallica. Un tema que está concebido como un medio tiempo que, al contrario de la convención popular, ralentiza el ritmo en el estribillo, con un final totalmente épico y bello.

'Wherever I may Room' es una canción muy curiosa para mí. Al principio no me gustaba ni una pizca así que entenderé quien la critique, pero ahora mismo me parece una canción imprescindible en el disco y en el repertorio del grupo. Un principio con toques orientales que da paso a una canción in crescendo en tono macarra y unos riffs impresionantes a cargo de Hetfield, Hammet y Newsted. Ulrich en la batería como siempre está en su sitio, original como pocos.

'Don't tread on me' empieza con una versión metalizada de 'America' del musical 'West Side Story' y aunque la temática de la letra (patriota, ensalzando la figura de EEUU) no me guste mucho, la canción me encanta, es como un adelanto de lo que vendría a hacer Pantera poco después con más fuerza y brutalidad.

'Through the Never' es la otra canción que sube el ritmo del disco en general con mayor acierto que 'Holier than Thou' ya que no resulta repetitiva. Es una canción que gana muchos enteros tocada en directo. Y tras esta canción, llegamos al cenit del disco: 'Nothing else Matters', la primera balada como tal de la carrera de Metallica (sin dar paso a una trallazo impresionante después de una parte más melódica, vamos) donde Hetfield pone toda la carne en el asador y se da a conocer -sentimentalmente hablando- a través de ella. Esta escrita y compuesta por él, y hasta realiza el solo de la parte final, tarea encomendada normalmente a Hammet. El hecho es que esta canción es la canción que me hizo enamorarme de Metallica completamente y la primera que me aprendí entera para mi instrumento: la batería. Y es que este tema tiene muchos más matices de los que parece a una primera escucha. Todo, desde el bajo hasta la voz es realmente hermoso. Una obra maestra de la música.

'Of Wolf and Man' es otra de las canciones con estilo a Black Sabbath, pero mucho más potente, con un Hetfield en plenitud de sus cuerdas vocales y demostrando porque es uno de los cantantes más influyentes del metal, quedando una canción totalmente brutal.

'The God that Failed' tiene un estilo muy groove y por eso quizá no encaje tanto en el disco, pero sigue siendo una gran canción.
Las dos últimas canciones del disco quizá no son las más reconocidas o aclamadas, (aunque el solo de bajo de 'My Friend of Missery' es obligado en casi todos los conciertos) pero me parecen dos canciones impresionantes, tanto 'My Friend of Missery' que, tras el solo inicial se convierte en un medio tiempo melancólico casi perfecto y 'The Struggle Within' que tiene un comienzo épico increíble, y luego se convierte en una canción de lo más heaviera para estar en la órbita de Metallica.

Dista de ser el disco perfecto, pero la perfección no es condición indispensable para los gustos. Para mi, un imprescindible.

Miembros:
James Hetfield - Voz y guitarra rítmica
Lars Ulrich - Batería
Kirk Hammet - Guitarra solista
Jason Newsted - Bajo


Comentarios

Entradas populares de este blog

La ley innata - Extremoduro

No me gustaban. No, es cierto, ante el desconocimiento -ese terrible aliado de la violencia- opté por lo más fácil, prejuzgar. Y todo lo que fuera Extremoduro lo denostaba porque era de ellos. Pero llegó un día, el día en que comprendes que la música, la buena música, no está limitada a un estilo o determinados grupos, en todos los estilos (o casi todos) hay buena música. Por ello llegué hasta ellos, además con una canción preciosa, 'Standby' del disco anterior a este 'Yo, minoría absoluta'. Tras esto me adentré más en su campo de acción y conseguí este disco, especial como pocos. El análisis que aquí haré sobre el disco será 'breve' en cuanto a las letras, ya que, con la experiencia sobre el mismo que me ocupó veinticinco páginas he decidido acortarlo para mayor facilidad lectora. Extremoduro saca este disco seis años después del último publicado 'Yo, minoría absoluta' con un cambio de estilo totalmente nuevo y para unos, acertado, para otros desastro…

28.000 puñaladas - Marea

Existen mil maneras diferentes de contar una historia. Puede que tu estilo sea intentar encontrar la belleza más pura escondida entre las grietas de la experiencia humana; puede que sea tan directa como un tiro y busques herir al receptor, puede que creas que lo mejor es recrear metáforas abstractas para así dar sentido al sinsentido de la vida. O puede, simplemente, que seas como Kutxi Romero.
Y es que si algo caracteriza a Marea por encima de todo son sus letras. Sí, son buenos músicos (no excepcionales, pero cumplen), hacen buenas melodías y utilizan bien las herramientas de lo que se ha venido a llamar rock urbano desde que aquellos lejanos Leño inventaran un género tan español. Pero sin las letras estarían a la misma altura de otro buen grupo de este género, como pudo haber sido La Fuga. La lírica de las canciones y la rocosa voz de Kutxi son las que impulsan a Marea a dar un salto cualitativo y poder jugar entre los más grandes.
Corría el año 2004 y yo era un pequeño adolescent…

Un beso y una flor. Nino Bravo y la ausencia

Cuando se habla de Nino Bravo siempre aparecen expresiones del tipo: "una de las mejores voces de la música española", "artista inigualable" o "pérdida irreparable para nuestra música". Pero esa condición tan especial del artista no viene solo dada por los hechos que acompañan a estas afirmaciones. No voy a hablar de cómo ha cantado o si ha dejado un legado irreprochable en la música hasta su trágica desaparición o no. Hoy quiero hacer algo más que eso y es descubrir porqué los jóvenes de ahora recuerdan a este prodigioso cantante con un afecto y un cariño que ningún artista de su generación ha podido igualar.
Podríamos pensar que su muerte temprana ayudó en este terreno, pero en realidad lo único que esto despertó fue su carrera comercial aún más de lo que había conseguido en vida. Se sucedieron los homenajes, los duetos póstumos y las reediciones, fueran estas con material inédito o no. La más reciente, Nino Bravo en Libertadbajo la producción de Guille…