Ir al contenido principal

Crack the Skye - Mastodon


Empezando porque Mastodon tiene las mejores portadas que he visto, todo lo demás viene rodado, porque, aunque lo importante es la música, estas portadas solo hacen que incremente el valor del disco. Y es que Mastodon valen el peso del animal prehistórico que da título a su banda. Son el ejemplo perfecto de una banda evolutiva, que va a más con cada disco y se supera con el paso del tiempo. Este es su cénit evolutivo hasta ahora: 'Crack the Skye'.

Es un disco de lo más trabajado, completo y por encima de todo progresivo. Y es que si hablamos de las canciones, el primer corte 'Oblivion' no puede empezar mejor. Abre con una declaración que vale para todo el disco: esto es Mastodon, pero no esperes nada parecido a lo anterior. Con el anterior disco 'Blood Mountain' ya iban por este camino, pero aquí es como si alguien les hubiera soltado una invisible correa que les impedía meterse de lleno en el terreno progresivo antes comentado. Y como no podía empezar mejor, tampoco podía acabar. Una canción llena de matices y unos estribillos brillantes, con toda la banda en plenitud de sus facultades.

'Divinations' es la más directa del disco, y también la de menos duración. Pero suena con mucho poderío, con fuerza, con esa garra que los chicos de Mastodon saben hacer. Y da paso a 'Quintessence' que tiene tantos sonidos en un mismo apartado y tantos cambios de ritmo en muy poco espacio de tiempo que más que una canción que me guste, es que admiro a la gente capaz de hacer algo así.  Un estribillo con mucha pegada y unas estrofas por momentos doom, da igual lo que hagan porque queda bien.

Me saltaré en este punto 'The Czar' para examinarla junto a la última canción del disco, por lo que toca el repaso a 'Ghost of Karelia'. Tiene unos tintes orientales muy pronunciados que solo unos genios como esta gente pueden meter en una canción de metal y salir airosos. 

Llegamos así al tema-título del álbum, 'Crack the Skye' que es, a la vez, el más brutal y el más melódico. Por un lado están las voces guturales y por el otro el estribillo melódico que podría estar sacado de la mente de un Ennio Morricone metalizado. Con este tema entiendo por qué eligieron el título para el disco, es una verdadera gozada.

Y por último nos quedan dos canciones unidas por un patrón melódico -magnífico- que hace que al escucharlas seguidas sean partes de una misma canción de 24 min. Estas canciones son 'The Czar' y 'The Last Baron'. Esta última cierra magistralmente el álbum y he de confesar que cualquiera de las dos me desaniman como músico e incluso como persona, pensando que en la vida podré realizar algo parecido a las maravillas que esta banda es capaz de crear. Si tuviera que elegir me quedaría con 'The Last Baron' por su mayor complejidad, pero las dos son obras maestras del metal en general y de toda la música. Si teneis 15 minutos de vuestra vida libres y no sabéis que hacer, poneros esta última canción, relajaros, tomaos algo y disfrutadla como solo se puede disfrutar de la música bien hecha.

Si podéis, miraos la historia del disco, porque es totalmente alucinante.

Miembros: 

Troy Sanders - Voz y bajo
Bill Kelliher - Guitarra
Brann Dailor - Batería 
Brent Hinds - Guitarra y voz
Rich Morris - Teclados


Comentarios

Entradas populares de este blog

La ley innata - Extremoduro

No me gustaban. No, es cierto, ante el desconocimiento -ese terrible aliado de la violencia- opté por lo más fácil, prejuzgar. Y todo lo que fuera Extremoduro lo denostaba porque era de ellos. Pero llegó un día, el día en que comprendes que la música, la buena música, no está limitada a un estilo o determinados grupos, en todos los estilos (o casi todos) hay buena música. Por ello llegué hasta ellos, además con una canción preciosa, 'Standby' del disco anterior a este 'Yo, minoría absoluta'. Tras esto me adentré más en su campo de acción y conseguí este disco, especial como pocos. El análisis que aquí haré sobre el disco será 'breve' en cuanto a las letras, ya que, con la experiencia sobre el mismo que me ocupó veinticinco páginas he decidido acortarlo para mayor facilidad lectora. Extremoduro saca este disco seis años después del último publicado 'Yo, minoría absoluta' con un cambio de estilo totalmente nuevo y para unos, acertado, para otros desastro…

28.000 puñaladas - Marea

Existen mil maneras diferentes de contar una historia. Puede que tu estilo sea intentar encontrar la belleza más pura escondida entre las grietas de la experiencia humana; puede que sea tan directa como un tiro y busques herir al receptor, puede que creas que lo mejor es recrear metáforas abstractas para así dar sentido al sinsentido de la vida. O puede, simplemente, que seas como Kutxi Romero.
Y es que si algo caracteriza a Marea por encima de todo son sus letras. Sí, son buenos músicos (no excepcionales, pero cumplen), hacen buenas melodías y utilizan bien las herramientas de lo que se ha venido a llamar rock urbano desde que aquellos lejanos Leño inventaran un género tan español. Pero sin las letras estarían a la misma altura de otro buen grupo de este género, como pudo haber sido La Fuga. La lírica de las canciones y la rocosa voz de Kutxi son las que impulsan a Marea a dar un salto cualitativo y poder jugar entre los más grandes.
Corría el año 2004 y yo era un pequeño adolescent…

Un beso y una flor. Nino Bravo y la ausencia

Cuando se habla de Nino Bravo siempre aparecen expresiones del tipo: "una de las mejores voces de la música española", "artista inigualable" o "pérdida irreparable para nuestra música". Pero esa condición tan especial del artista no viene solo dada por los hechos que acompañan a estas afirmaciones. No voy a hablar de cómo ha cantado o si ha dejado un legado irreprochable en la música hasta su trágica desaparición o no. Hoy quiero hacer algo más que eso y es descubrir porqué los jóvenes de ahora recuerdan a este prodigioso cantante con un afecto y un cariño que ningún artista de su generación ha podido igualar.
Podríamos pensar que su muerte temprana ayudó en este terreno, pero en realidad lo único que esto despertó fue su carrera comercial aún más de lo que había conseguido en vida. Se sucedieron los homenajes, los duetos póstumos y las reediciones, fueran estas con material inédito o no. La más reciente, Nino Bravo en Libertadbajo la producción de Guille…