Ir al contenido principal

Paranoid - Black Sabbath




En este 'Paranoid' Black Sabbath se definió como lo que eran, y han sido, durante todos los años que han pasado desde aquel maravilloso 1970 que tantos discos excelentes nos dejó. Y es que si en tu segundo disco (tras haber grabado un disco que asentaa las bases del doom y el heavy metal) eres capaz de empezar con una canción como 'War Pigs' es que eres un completo genio. Y eso les pasaba a estos chavales con poco más de veinte años que solo con una canción ya te mandan un mensaje directo y claro, no vas a escuchar nunca nada parecido. Un disco así hecho en ese año es como ver un avión en el siglo XIV. Por esta razón, a la hora de publicarse el disco obtuvo muy malas críticas por parte de la prensa especializada, no así por el público, que lo convirtió en nº1 de venta en Reino Unido durante semanas. Totalmente impensable y perfecto en ejecución, si a esto le sumas que el disco, tras esta grandísima canción el disco contínua con Paranoid la cosa no hace sino mejorar. Un clásico del heavy metal con un riff pegadizo y directo y un Ozzy muy inspirado a la voz.

 Pero claro, el disco no puede bajar el nivel, porque sus músicos no lo permitirían y sigue con 'Planet Caravan', una balada con una percusión que hipnotiza (sin hablar de la voz de Ozzy) y una guitarra totalmente preciosa.

Y después de un descanso tan relajado viene 'Iron Man' para destrozarnos la cabeza con esa guitarra de Iommi que no tiene comparación, como tampoco la tiene, mucho menos, el solo que se marca este excepcional guitarrista al final de esta canción, con segundas voces de guitarra incluidas y una batería acompañante maravillosa.

Con la siguiente canción vemos porque se dice que Black Sabbath son los padres del doom metal (además del heavy) ya que tanto la guitarra, la batería a ritmo mortuorio, la voz de ozzy e incluso el título de la canción 'Electric Wizard' inspirarán a miles de grupos de esta corriente. Así como la canción que sigue, 'Hand of Doom' que tiene el título para dar nombre a toda una corriente de metal. Esta canción sigue con el nivel del disco en varias partes diferenciadas: empieza como un blues melancólico electrizado (que tiene varias tomas dentro de la misma) y luego un hard-rock oscurizado con un estilo muy personal. Magnífico.

'Rat Salat' es una canción instrumental donde sobre todo, Bill Ward demuestra sus habilidades tras los tambores. Para un batería como yo es una gozada escuchar un tema así, el 'Moby Dick' de Black Sabbath.

Por último 'Faires wear Boots' es casi instrumental y cada instrumentista demuestra su valía en esta canción y os aseguro que no tiene precio. Para escucharla varias veces, eso sí.

Este disco solo por su riqueza y valía histórica merece la nota que le he puesto, pero es que las canciones que contiene se ganan solas esta puntuación, recomendable 100%.

Miembros:
Ozzy Osbourne - Voz
Bill Ward - Batería
Tony Iommi - Guitarra
Geezer Butler - Bajo


Comentarios

Entradas populares de este blog

La ley innata - Extremoduro

No me gustaban. No, es cierto, ante el desconocimiento -ese terrible aliado de la violencia- opté por lo más fácil, prejuzgar. Y todo lo que fuera Extremoduro lo denostaba porque era de ellos. Pero llegó un día, el día en que comprendes que la música, la buena música, no está limitada a un estilo o determinados grupos, en todos los estilos (o casi todos) hay buena música. Por ello llegué hasta ellos, además con una canción preciosa, 'Standby' del disco anterior a este 'Yo, minoría absoluta'. Tras esto me adentré más en su campo de acción y conseguí este disco, especial como pocos. El análisis que aquí haré sobre el disco será 'breve' en cuanto a las letras, ya que, con la experiencia sobre el mismo que me ocupó veinticinco páginas he decidido acortarlo para mayor facilidad lectora. Extremoduro saca este disco seis años después del último publicado 'Yo, minoría absoluta' con un cambio de estilo totalmente nuevo y para unos, acertado, para otros desastro…

28.000 puñaladas - Marea

Existen mil maneras diferentes de contar una historia. Puede que tu estilo sea intentar encontrar la belleza más pura escondida entre las grietas de la experiencia humana; puede que sea tan directa como un tiro y busques herir al receptor, puede que creas que lo mejor es recrear metáforas abstractas para así dar sentido al sinsentido de la vida. O puede, simplemente, que seas como Kutxi Romero.
Y es que si algo caracteriza a Marea por encima de todo son sus letras. Sí, son buenos músicos (no excepcionales, pero cumplen), hacen buenas melodías y utilizan bien las herramientas de lo que se ha venido a llamar rock urbano desde que aquellos lejanos Leño inventaran un género tan español. Pero sin las letras estarían a la misma altura de otro buen grupo de este género, como pudo haber sido La Fuga. La lírica de las canciones y la rocosa voz de Kutxi son las que impulsan a Marea a dar un salto cualitativo y poder jugar entre los más grandes.
Corría el año 2004 y yo era un pequeño adolescent…

Un beso y una flor. Nino Bravo y la ausencia

Cuando se habla de Nino Bravo siempre aparecen expresiones del tipo: "una de las mejores voces de la música española", "artista inigualable" o "pérdida irreparable para nuestra música". Pero esa condición tan especial del artista no viene solo dada por los hechos que acompañan a estas afirmaciones. No voy a hablar de cómo ha cantado o si ha dejado un legado irreprochable en la música hasta su trágica desaparición o no. Hoy quiero hacer algo más que eso y es descubrir porqué los jóvenes de ahora recuerdan a este prodigioso cantante con un afecto y un cariño que ningún artista de su generación ha podido igualar.
Podríamos pensar que su muerte temprana ayudó en este terreno, pero en realidad lo único que esto despertó fue su carrera comercial aún más de lo que había conseguido en vida. Se sucedieron los homenajes, los duetos póstumos y las reediciones, fueran estas con material inédito o no. La más reciente, Nino Bravo en Libertadbajo la producción de Guille…