Ir al contenido principal

Surtur Rising - Amon Amarth


Este disco del año que acabamos me parece realmente impresionante. Empezando por la portada, con un trabajo artístico digno de admirar, lo de dentro lo supera con creces. Y es que estos vikingos saben hacer música de verdad, como comentaré a continuación:

El disco empieza con 'War of the Gods' que tiene todos los elementos de una canción de Viking perfecta, principio con un riff demoledor apabullante, la voz de Johan Hegg imitando a los antiguos dioses escandinavos, un solo irrepetible y, por encima de todo, la preciosa melodía épica que introduce la guitarra en el min 0:53 y luego se repite en varias estrofas. Estoy totalmente enamorado de esta canción, es lo que siempre he pensado que debía ser el Viking Metal. Solo con esta canción el disco ya tiene el aprobado, pero sigamos, porque esta gente no baja el listón.
En 'Tocks Taunt' encontramos una muralla sónica que solo te da un respiro en el estribillo, con una melodía digna de los cantos de rezo al Valhalla. Y, para mi, tiene el mejor solo de guitarra que he escuchado en mucho tiempo, en parte debido al tremendo acompañamiento que te deja totalmente KO.
'Destroyer of the Universe', single escogido por el el grupo, da lo que promete en su título, porque cuando empieza el tema parece que haya llegado el apocalipsis vikingo. El estribillo marca de la casa, con esas melodías mezcladas con la voz de ultratumba de Hegg hacen que la canción parezca sacada de una gran superproducción. La canción te lleva a su terreno hasta dejarte sin fuerzas, no hay descanso en ningún momento.
'Slaves of Fear' es una canción más oscura, con riffs cercanos al black en algunos pasajes, pero sin dejar ese toque épico como demuestran el el min 1:45, algo que solo estos genios saben hacer. Un solo que podría estar sacado del cerebro de Quorthon descansa en este tema con un final que demuestra porque esta gente son profesionales de esto.

Llegamos así al ecuador del disco con 'Live without Regrets' y con este tema te puede explotar la cabeza pero si lo hiciera sería a cámara lenta y con la sangre salpicando poco a poco la habitación. Sónido épico por los cuatro costados y letra más aún. Impresionante.
El disco continua con 'The Last Stand of Frej' que parece sacado de uno de los Nordland (s) de Bathory, y solo por lo difícil que resulta siquiera acercarse al nivel de esos maestros, esta canción merece el reconocimiento de VIKING METAL con mayúsculas. El hecho de incluir violines en las partes más rápidas es todo un acierto que solo incrementa el nivel de la canción, haciendo que sea una demostración de que no les hace falta una maraña sónica para ser brutales.

'For Victory or Death' tiene el título apropiado para sonar épica sin escucharla, y, aunque me parece la más floja del disco sin duda consigue transportarte a ese ambiente bélico tan requerido.
'Wrath of the Norsemen' es la canción más death del disco: pesada, cruda, sin concesiones, con momentos doom, la más brutal.

'A Beast am I' es la más rápida del disco, empieza como una patada en la cara y te deja unos momentos para descansar en la parte central del tema, con un solo de esos que pasan a la historia y un fondo de lo más siniestro.

Para cerrar el disco (como tal, luego incluye varias versiones dependiendo de la edición del disco y por esto mismo, no pasaré a examinarlas) nos llega 'Doom over Dead Man', una muestra de como estos tios saben hacer más cosas aparte de dar caña. Un medio tiempo a su estilo que queda grandioso cuando poco a poco, va subiendo de tiempo e intensidad para acabar con un trallazo sónico más épico que el final de Braveheart. Impresionante.

Para mi este disco ha sido un soplo de aire fresco en la escena del viking/death que me ha mostrado unos Amon Amarth muy profesionales y muy concentrados.

Miembros:
Johan Hegg - Voz
Ted Lundström - Bajo
Olavi Mikkonen - Guitarra
Johan Söderberg - Guitarra
Fredik Andersson - Batería

Publicado en marzo de 2011.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La ley innata - Extremoduro

No me gustaban. No, es cierto, ante el desconocimiento -ese terrible aliado de la violencia- opté por lo más fácil, prejuzgar. Y todo lo que fuera Extremoduro lo denostaba porque era de ellos. Pero llegó un día, el día en que comprendes que la música, la buena música, no está limitada a un estilo o determinados grupos, en todos los estilos (o casi todos) hay buena música. Por ello llegué hasta ellos, además con una canción preciosa, 'Standby' del disco anterior a este 'Yo, minoría absoluta'. Tras esto me adentré más en su campo de acción y conseguí este disco, especial como pocos. El análisis que aquí haré sobre el disco será 'breve' en cuanto a las letras, ya que, con la experiencia sobre el mismo que me ocupó veinticinco páginas he decidido acortarlo para mayor facilidad lectora. Extremoduro saca este disco seis años después del último publicado 'Yo, minoría absoluta' con un cambio de estilo totalmente nuevo y para unos, acertado, para otros desastro…

28.000 puñaladas - Marea

Existen mil maneras diferentes de contar una historia. Puede que tu estilo sea intentar encontrar la belleza más pura escondida entre las grietas de la experiencia humana; puede que sea tan directa como un tiro y busques herir al receptor, puede que creas que lo mejor es recrear metáforas abstractas para así dar sentido al sinsentido de la vida. O puede, simplemente, que seas como Kutxi Romero.
Y es que si algo caracteriza a Marea por encima de todo son sus letras. Sí, son buenos músicos (no excepcionales, pero cumplen), hacen buenas melodías y utilizan bien las herramientas de lo que se ha venido a llamar rock urbano desde que aquellos lejanos Leño inventaran un género tan español. Pero sin las letras estarían a la misma altura de otro buen grupo de este género, como pudo haber sido La Fuga. La lírica de las canciones y la rocosa voz de Kutxi son las que impulsan a Marea a dar un salto cualitativo y poder jugar entre los más grandes.
Corría el año 2004 y yo era un pequeño adolescent…

Un beso y una flor. Nino Bravo y la ausencia

Cuando se habla de Nino Bravo siempre aparecen expresiones del tipo: "una de las mejores voces de la música española", "artista inigualable" o "pérdida irreparable para nuestra música". Pero esa condición tan especial del artista no viene solo dada por los hechos que acompañan a estas afirmaciones. No voy a hablar de cómo ha cantado o si ha dejado un legado irreprochable en la música hasta su trágica desaparición o no. Hoy quiero hacer algo más que eso y es descubrir porqué los jóvenes de ahora recuerdan a este prodigioso cantante con un afecto y un cariño que ningún artista de su generación ha podido igualar.
Podríamos pensar que su muerte temprana ayudó en este terreno, pero en realidad lo único que esto despertó fue su carrera comercial aún más de lo que había conseguido en vida. Se sucedieron los homenajes, los duetos póstumos y las reediciones, fueran estas con material inédito o no. La más reciente, Nino Bravo en Libertadbajo la producción de Guille…