Ir al contenido principal

Trapecista - Marwan

Descubrí hace relativamente poco a este cantautor gracias a Sinmedirpalabra y la verdad es que me ha ganado. Este disco trata más de escuchar las grandísimas letras de este cantautor de origen palestino y español que su música, aunque esté también muy bien trabajada.

Dentro de la rama musical de los cantautores, este artista sobresale por sus influencias claras del reggae para realizar sus canciones y por sus letras, que, aparte del tema típico de este colectivo, como es el amor, tiene temas muy comprometidos, trata temas actuales y críticas a la sociedad. Y este disco es sin duda mi preferido.

En la primera canción 'Palabra por palabra' utiliza un reggae muy pegadizo y una letra en la que intenta hacer una especie de 'mundo al revés'.
'Mi paracaídas' tiene un tema típico dentro de lo acostumbra a ser este género, el desamor. Pero eso no la hace menos fresca y agradable al oído, con sus momentos de incluso euforia.
'Meninos da rua', el tema que le sigue, bien podía ser la banda sonora de la película 'Ciudad de Dios' (impresionante, por cierto). El tema tiene una de las mejores letras de todo el disco y de las que he escuchado hace mucho tiempo. Incluso el ritmo de la canción, entre reggae y canción protesta es el perfecto para ella, que pese a ser durísima hace que quieras escucharla una y otra vez.

'El chándal' es una canción sencilla, pegadiza, alegre, de esas que te pones para esos momentos depresivos que tenemos en cualquier día malo para animarte y sentirte mejor. Continúa el disco con 'El próximo verano', una canción más melódica, más íntima y pausada, a lo que, sumando la voz de Ismael Serrano, que participa en el tema, la cosa se convierte en todo lo contrario a la canción anterior (seguramente puestas seguidas para crear esta especie de contrapunto).
 'Adolescente' es un tema más bien autobiográfico (como casi todo en un cantautor) donde este artista nos muestra una parte de su vida mediante tonos melancólicos.
Sigue con 'Como decirte' que tiene una dinámica parecida a la de 'Mi paracaídas' de desamor con un ritmo más pausado, más depresiva y triste. Nunca he sentido predilección por este tema.

Llega así una canción alegre y directa, con una gran y con una música muy cuidada y pegadiza. Un reggae acelerado en el estribillo (que no ska) hace que pase a ser de las mejores del disco. En 'Qué pasa' Marwan hace un bajón ya que no le veo tan imaginativo como en las demás, sobre todo musicalmente. Quizá lo hizo para demostrar que después de algo así  'Canción a mi padre' se queda como a años luz. Un himno para su padre (y para miles palestinos que han pasado por lo mismo que él) que tiene el ritmo de reggae acostumbrado mezclándolo con una especie de rumba electrizada, con una letra que emociona cada vez que la escuchas. Genial.

La penúltima canción, 'Ángeles' tiene una letra de amor, pero siendo un tema tan típico, se agradece la originalidad de la letra, así como el arpegio inicial que acompaña a toda la canción. Un tono de voz clavado para esta canción y un estribillo que se queda con que lo escuches una vez.

Cierra el disco con 'Jueves 7:36h' que habla del terrible atentado del 11-M en Madrid y la verdad es que trata un tema muy delicado de una manera muy elegante y bonita, dando lugar así a una canción triste pero bella.

En definitiva un disco sencillo (que no simple), agradable a la escucha (que no comercial) y directo (que no fácil) que se disfruta plenamente en directo.


Miembros:
Marwan - Voz y guitarra.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La ley innata - Extremoduro

No me gustaban. No, es cierto, ante el desconocimiento -ese terrible aliado de la violencia- opté por lo más fácil, prejuzgar. Y todo lo que fuera Extremoduro lo denostaba porque era de ellos. Pero llegó un día, el día en que comprendes que la música, la buena música, no está limitada a un estilo o determinados grupos, en todos los estilos (o casi todos) hay buena música. Por ello llegué hasta ellos, además con una canción preciosa, 'Standby' del disco anterior a este 'Yo, minoría absoluta'. Tras esto me adentré más en su campo de acción y conseguí este disco, especial como pocos. El análisis que aquí haré sobre el disco será 'breve' en cuanto a las letras, ya que, con la experiencia sobre el mismo que me ocupó veinticinco páginas he decidido acortarlo para mayor facilidad lectora. Extremoduro saca este disco seis años después del último publicado 'Yo, minoría absoluta' con un cambio de estilo totalmente nuevo y para unos, acertado, para otros desastro…

28.000 puñaladas - Marea

Existen mil maneras diferentes de contar una historia. Puede que tu estilo sea intentar encontrar la belleza más pura escondida entre las grietas de la experiencia humana; puede que sea tan directa como un tiro y busques herir al receptor, puede que creas que lo mejor es recrear metáforas abstractas para así dar sentido al sinsentido de la vida. O puede, simplemente, que seas como Kutxi Romero.
Y es que si algo caracteriza a Marea por encima de todo son sus letras. Sí, son buenos músicos (no excepcionales, pero cumplen), hacen buenas melodías y utilizan bien las herramientas de lo que se ha venido a llamar rock urbano desde que aquellos lejanos Leño inventaran un género tan español. Pero sin las letras estarían a la misma altura de otro buen grupo de este género, como pudo haber sido La Fuga. La lírica de las canciones y la rocosa voz de Kutxi son las que impulsan a Marea a dar un salto cualitativo y poder jugar entre los más grandes.
Corría el año 2004 y yo era un pequeño adolescent…

Un beso y una flor. Nino Bravo y la ausencia

Cuando se habla de Nino Bravo siempre aparecen expresiones del tipo: "una de las mejores voces de la música española", "artista inigualable" o "pérdida irreparable para nuestra música". Pero esa condición tan especial del artista no viene solo dada por los hechos que acompañan a estas afirmaciones. No voy a hablar de cómo ha cantado o si ha dejado un legado irreprochable en la música hasta su trágica desaparición o no. Hoy quiero hacer algo más que eso y es descubrir porqué los jóvenes de ahora recuerdan a este prodigioso cantante con un afecto y un cariño que ningún artista de su generación ha podido igualar.
Podríamos pensar que su muerte temprana ayudó en este terreno, pero en realidad lo único que esto despertó fue su carrera comercial aún más de lo que había conseguido en vida. Se sucedieron los homenajes, los duetos póstumos y las reediciones, fueran estas con material inédito o no. La más reciente, Nino Bravo en Libertadbajo la producción de Guille…