Ir al contenido principal

Unto the Locust - Machine Head


Después de un disco como 'The Blackening' todos los ojos del metal moderno estaban puestos en Machine head. Y es que Rob Flynn y los suyos clavaron el resultado de aquel disco. Trallazos thrash/groove de máximo nivel, duración media de las canciones entre los siete y ocho minutos...en definitiva una banda en su cénit creativo. O, al menos, eso parecía, porque aparece, tras cuatro años de espera, este 'Unto the Locust' que no mantiene el nivel de aquel, sino que lo supera. Mientras el tétrico 'The Blackening' era una máquina apisonadora bruta y rudimentaria, que necesitaba de varias pulidas para apreciarla debidamente, este disco es todo lo contrario. canciones medidas que funcionan a la primera escucha, como una gran patada en todo el estómago, duele al instante y perdura. Eso es lo grande de este disco, que aunque las canciones sean directas no se pierden tras la escucha, y cada vez descubres detalles nuevos.

El disco se abre con 'I am Hell (Sonata in C#)' que es una pequeña suite con un principio digno de canto gregoriano de lo más épico deja paso a un frenético riff marca de la casa y un Rob pletórico a la voz que nos da la bienvenida. El trallazo que continúa no tiene precio, de verdad que no. Ocho minutos de auténtico metal de primera categoría, que podría codearse con grandes clásicos de los ochenta. Con esta canción el disco ya merece la pena escucharlo, pero vamos solos por la primera, no creais que van a bajar el nivel. Ahí está 'Be Still and Know' para confirmarlo. Un comienzo inmenso con un tapping vertiginoso, solo es la muestra de lo que viene a continuación. Y es que chicos saben muy bien ya lo que se hacen y su calidad es innegable. El estribillo bien podía estar sacado de algún gran tema de viking y solo hace más grande al tema.

'Locust' es el primer tema que me parece flaquear debido al coqueteo que le encuentro con el metal más moderno y comercial, Eso sí, en un tema de siete minutos no nos iban a dejar de vacío y nos regalan un estribillo bordado y unos solos a dos guitarras totalmente impresionantes.
Le sigue 'This is the End', un tema de los que estos chicos parecen tener la patente, porque no he escuchado nada así en años. El ritmo frénetico de la batería parece hipnotizante (esos dobles golpes con el doble bombo en modo ametralladora me parecen increíbles). Tanto el arpegio inicial como el estribillo es de lo que no puedes olvidar fácilmente.

Y así llegamos a 'Darkness Within' que, que queréis que os diga, es una canción que me puede. Me recuerda -en estructura- a las grandes power ballads de Metallica ('Fade to Black', 'Welcome Home (Sanitarium)', 'One'...) y eso ya dice muchísimo de la canción. Con un principio tranquilo y acústico y un cuerpo mucho más caótico y brutal esta canción te deja sin aliento en todo momento. Mi preferida del disco.

La penúltima canción, 'Pearls Before the Swine', es el tema que veo más flojo dentro de la dinámica general del disco, pero es que claro, un tema simplemente bueno, con buenos riffs y buenas melodías no lo puedes colocar entre la canción anterior y el genial tema que cierra el disco: 'Who we Are'. Una canción que comienza con una coral de niños a lo 'Another Brick in the Wall' de Pink Floyd para luego sonar como solo ellos saben. Para mi es la canción más perfecta del disco -aunque sienta predilección por 'Darkness Within'- con un estribillo cargado de potencia e intenciones, unas estrofas muy elaboradas, un solo totalmente genial, ritmos originales y poderosos (ej. minuto 3:13) y un final épico como pocos con la coral de niños acompañando a Rob para dar paso in decrescendo a unos preciosos violines y violas. Una genialidad de canción.

En la edición especial vienen dos bonus tracks con versiones de 'The Sentinel' y 'Witch Hunt' y Judas Priest y Rush respectivamente. Una revisión y homenaje a los clásicos y una manera de que se conozcan a través de otros medios. La versión de los Metal Gods les queda clavada, con un toque personal en todo el tema, pero sin salirse del papel.
La de Rush es para estudiarla ya que la voz de Rob parece por veces -salvando las distancias- la de Maynard James Keenan de Tool. En todo caso, el disco es el disco y es una obra de arte del metal más moderno.

Miembros:
Rob Flynn - Voz y guitarra
Phil Demmel - Guitarra
Adam Duce - Bajo
Dave McClain - Batería

Publicado en septiembre de 2011.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La ley innata - Extremoduro

No me gustaban. No, es cierto, ante el desconocimiento -ese terrible aliado de la violencia- opté por lo más fácil, prejuzgar. Y todo lo que fuera Extremoduro lo denostaba porque era de ellos. Pero llegó un día, el día en que comprendes que la música, la buena música, no está limitada a un estilo o determinados grupos, en todos los estilos (o casi todos) hay buena música. Por ello llegué hasta ellos, además con una canción preciosa, 'Standby' del disco anterior a este 'Yo, minoría absoluta'. Tras esto me adentré más en su campo de acción y conseguí este disco, especial como pocos. El análisis que aquí haré sobre el disco será 'breve' en cuanto a las letras, ya que, con la experiencia sobre el mismo que me ocupó veinticinco páginas he decidido acortarlo para mayor facilidad lectora. Extremoduro saca este disco seis años después del último publicado 'Yo, minoría absoluta' con un cambio de estilo totalmente nuevo y para unos, acertado, para otros desastro…

28.000 puñaladas - Marea

Existen mil maneras diferentes de contar una historia. Puede que tu estilo sea intentar encontrar la belleza más pura escondida entre las grietas de la experiencia humana; puede que sea tan directa como un tiro y busques herir al receptor, puede que creas que lo mejor es recrear metáforas abstractas para así dar sentido al sinsentido de la vida. O puede, simplemente, que seas como Kutxi Romero.
Y es que si algo caracteriza a Marea por encima de todo son sus letras. Sí, son buenos músicos (no excepcionales, pero cumplen), hacen buenas melodías y utilizan bien las herramientas de lo que se ha venido a llamar rock urbano desde que aquellos lejanos Leño inventaran un género tan español. Pero sin las letras estarían a la misma altura de otro buen grupo de este género, como pudo haber sido La Fuga. La lírica de las canciones y la rocosa voz de Kutxi son las que impulsan a Marea a dar un salto cualitativo y poder jugar entre los más grandes.
Corría el año 2004 y yo era un pequeño adolescent…

Un beso y una flor. Nino Bravo y la ausencia

Cuando se habla de Nino Bravo siempre aparecen expresiones del tipo: "una de las mejores voces de la música española", "artista inigualable" o "pérdida irreparable para nuestra música". Pero esa condición tan especial del artista no viene solo dada por los hechos que acompañan a estas afirmaciones. No voy a hablar de cómo ha cantado o si ha dejado un legado irreprochable en la música hasta su trágica desaparición o no. Hoy quiero hacer algo más que eso y es descubrir porqué los jóvenes de ahora recuerdan a este prodigioso cantante con un afecto y un cariño que ningún artista de su generación ha podido igualar.
Podríamos pensar que su muerte temprana ayudó en este terreno, pero en realidad lo único que esto despertó fue su carrera comercial aún más de lo que había conseguido en vida. Se sucedieron los homenajes, los duetos póstumos y las reediciones, fueran estas con material inédito o no. La más reciente, Nino Bravo en Libertadbajo la producción de Guille…