Ir al contenido principal

La ley innata - Extremoduro


No me gustaban. No, es cierto, ante el desconocimiento -ese terrible aliado de la violencia- opté por lo más fácil, prejuzgar. Y todo lo que fuera Extremoduro lo denostaba porque era de ellos. Pero llegó un día, el día en que comprendes que la música, la buena música, no está limitada a un estilo o determinados grupos, en todos los estilos (o casi todos) hay buena música. Por ello llegué hasta ellos, además con una canción preciosa, 'Standby' del disco anterior a este 'Yo, minoría absoluta'. Tras esto me adentré más en su campo de acción y conseguí este disco, especial como pocos. El análisis que aquí haré sobre el disco será 'breve' en cuanto a las letras, ya que, con la experiencia sobre el mismo que me ocupó veinticinco páginas he decidido acortarlo para mayor facilidad lectora. Extremoduro saca este disco seis años después del último publicado 'Yo, minoría absoluta' con un cambio de estilo totalmente nuevo y para unos, acertado, para otros desastroso. Yo soy de los que piensan lo primero, evidentemente. Consta de seis partes que forman parte de una misma canción e historia, un concepto ya utilizado por el grupo en discos como 'Pedrá'. 

Empieza con 'Dulce introducción al caos'. El título de esta canción lo dice todo. En toda la historia intrínseca del disco encontramos elementos de esta 'pequeña' introducción. En ningún disco Extremoduro había empezado con algo tan 'dulce'. El primer riff -importante, quedaros con él ya que luego veremos algo muy interesante- a cargo de Uoho te hipnotiza y da paso a Robe y a su historia. Empieza contando como es el amor primerizo que mantiene, el amor se refleja en la 'Canción donde nunca pasa nada', el arbolito o el reloj que marca las horas. La canción comienza a endurecerse a medida que el relato cuenta los primeros valses del desamor. Musicalmente sigue la línea de algunos temas de 'Canciones prohibidas' como 'Golfa' o la citada anteriormente 'Standby'. Los violines toman importancia en esta megacomposición que te 'introduce' a ese pequeño y gran mundo caótico que es Extremoduro y su 'Ley Innata'. Los arpegios de Uoho te acarician, la voz de Robe es inusitadamente suave, como para acurrucarte. El neoclasicismo está por todas partes en esta canción, pero cuando más nos lo demuestran es en esa adaptación de la Cantata nº 147 de Johann Sebastian Bach en el minuto 4:00. Tras esto la caña habitual de Extremoduro se mete en la canción de tapadillo que enlazará a la perfección con el siguiente corte de la Suite: 'Primer movimiento: El sueño'. Como ya he avisado haré un pequeño análisis de la letras y la historia que se conjuga en ellas ya que tengo mi propia teoría al respecto. En esta introducción, como ya he dicho, vemos el amor y la ruptura, el desamor hecho cuerpo y mente y de como esa ruptura ha hecho que nada en su vida tenga sentido. 

En la segunda canción 'Primer movimiento: El sueño' encontramos un ritmo de canción muy inusual en ellos, y sobre todo, encontramos el enlace entre todo el disco, que aparece en diversas formas y sentidos en todas las canciones restantes. Os invito a que lo busquéis, aquí os lo pongo pero en los demás es trabajo vuestro. Empezaría sobre el minuto 1:20 y se compone de un determinado punteo de guitarra y unas frases de Robe ('Buscando mi destino, viviendo en diferido...'). Tras esta incursión en el metadisco nos encontramos con la parte pinkfloydiana del disco (influencia máxima de 'Dark Side of the Moon') quizá para denotar esa influencia de los sueños, de la bajada a los infiernos de la mente y la ambivalencia entre la realidad y el sueño. La canción, musicalmente hablando, es la más floja del disco -eso no quiere decir que lo sea en general- pero la historia que cuenta es vital para seguir con el mismo. Robe está completamente desesperado por la ruptura y confunde la realidad con sus sueños, ya no puede vivir tranquilo y su viaje hacia la locura acaba de comenzar.

Tras esto nos encontramos ante la mayor maravilla del disco 'Segundo movimiento: Lo de fuera' (título revelador por ver como se desarrolla la canción, dando a entender que habla del exterior de él, lo de 'fuera' de su persona). El comienzo está acompañado por un violín, una flauta y una guitarra, que se van incorporando 'in crescendo' nos transporta al mundo del protagonista de la historia, que ya no cree en nada ni nadie, pero intenta recuperarse. Los once minutos que dura no tienen desperdicio, en ninguna de sus formas. En este sentido, no tengo la capacidad para diferenciar los múltiples instrumentos pero sé que en el disco se llegan a tener hasta noventa y seis pistas. Con esto ya podemos imaginar la magnitud y complejidad que tiene esta megacanción. Las guitarras de Uoho son para enmarcar y ojo al bajo que tiene una diversidad increíble, con una importancia inusitada en un disco de Extremoduro. Los matices de la voz de Robe no tienen desperdicio y sin duda el batería ha mejorado muchísimo (o se le ha dado más libertad) desde el último disco ya que da el toque y ritmo perfecto a cada corte. La mezcla ecléctica de instrumentos que va creciendo durante toda la canción hace que no te des cuenta de que te están llevado a su terreno, a toda pastilla y sin frenos. Si te gusta esta canción estás perdido, como el mismo protagonista. Tras una primera parte más Extremoduro (aunque con toques clasicistas, sinfónicos o progresivos) nos encontramos con una línea que seguirán mucho más en su siguiente disco (ver 'Mi espíritu emperecedero') que empezaría sobre el minuto 4:10. Unas vetas de canción mucho más pausadas, más alegres si se me permite el registro y más románticas, aunque con matices de desamor ('vente a la sombra amor, que yo te espero, que tengo el corazón aquí con bien de hielo'). Uoho saca tras esto su solo más limpio y nos deleita con un tapping en perfecta armonía con la introducción de la canción.
Ahora pasamos a un registro mucho más íntimo, nos metemos de lleno en la mente del protagonista, con una guitarra que se basta y se sobra para ello, y así llegamos al punto álgido de la canción donde tendréis que buscar la conexión de la que os hablaba, y sobre todo dejaros llevar por la especie de rumba electrificada de Uoho que da paso al mejor trozo de todo el disco, tanto por la letra como por la música ('Sueño que empieza otra canción, vivo en el eco de su voz...'). Esto es el apocalipsis y nosotros lo presenciamos, estamos viendo como todo el mundo del protagonista se quema ('llegó el verano y asoló la primavera...') y se hace cenizas. Como todo lo que existe se funde en una intensa niebla y no podemos sino ver como se desgarra por dentro hasta que estalla y su cabeza no aguanta más y vuelve a repetir una y otra vez sus amarguras discutiendo consigo mismo y quedándose completamente desolado. La música va en aumento de intensidad y el grupo en la vida ha sonado mejor. 

En el 'Tercer movimiento: Lo de dentro' Robe se declara apátrida, como en toda su carrera, y nos cuenta cual es su auténtica bandera ('miente el carné de identidad, tu culo es mi localidad'). La violencia de esta canción casa perfectamente con la trayectoria de Extremoduro en general y nos muestra la cabeza, 'lo de dentro' de la mente de este hombre que es una guerra continua contra él y contra el mundo que le rodea. Aquí tengo que pararme y dar un aplauso al batería. En la vida este grupo había tenido un doble bombo de tal magnitud. Este hecho, y el ser la canción que más relación tiene con sus discos anteriores, sobre todo con 'Yo, minoría absoluta', hace que sea la canción más heavy que haya hecho Extremoduro en toda su trayectoria. Entre las guitarras cortantes y mastodónticas de Uoho (no sé ni cuantas llegan a sonar simultáneamente), el doble bombo, el bajo aporreando los oídos y Robe gritando como en los mejores tiempos la convierten en la canción más bestia del disco. La locura de su mente se va haciendo más pequeña a medida que avanza la canción, ha soltado toda la rabia que lleva dentro y poco a poco se va calmando, siente que puede tomar el control. Por ello la música se va relajando, suavizando y llegamos así a mi corte preferido del disco 'Cuarto movimiento: La realidad'.

Esta es una canción que sobrepasa los límites de la música, para mí como 'Wish you were here' de Pink Floyd. Una canción que regala paz, tranquilidad, con una banda en perfecta armonía, perfectamente ordenada, conjuntada con los instrumentos clásicos y con la mejor parte de la historia que cuenta el disco. Cuenta como su mente ha vuelto a la normalidad, ha salido de las tinieblas y se dirige hacia la luz, sabe que se volvió loco ('y me busco en la memoria el rincón donde perdí la razón...'), el porqué (hice un barquito de papel para irte a ver, se hundió por culpa del rocío', como una metáfora de su búsqueda -fallida- de la felicidad junto a ella) y se conciencia de que no la puede tener (y ahora que ya no hay nada ni dar...'). Uoho está simplemente perfecto en su función de la guitarra y el grupo entero te acoge en sus brazos para no soltarte. Incluso músicas tribales son capaces de meter aquí y la canción tiene una estructura perfecta. Pero llega el corte, la ruptura con esa tranquilidad y volvemos a la parte pinkfloydiana que ya apareció en 'El sueño' que simbolizaba su bajada a los infiernos, su 'Elogio de la locura' particular. Porque esto no ha acabado amigos, queda el epílogo.

'Coda flamenca (otra realidad)' es el final del disco en el que Robe se arranca por bulerías con más o menos acierto pero con una emoción increíble ya que nos cuenta el final de la historia, el desenlace de este 'cuento' de amor/desamor. Robe nos dice que ya no hay fuego, que está totalmente recuperado, que solo queda humo de ese amor perdido. Se muestra optimista, con ganas de seguir adelante pero no por nada hemos escuchado la bajada a los infiernos en la canción anterior. Se produce la ruptura definitiva con la realidad, se da por entero a la locura de ese amor y reniega de todo dicho anteriormente para declararse en amor con su amada ('y qué si me condeno por un beso')  e incluso lo compara con su misma vida ('y que si necesito respirar'). Por último, como si de un bucle eterno se tratara nos canta ('canta la de que el tiempo se parara...') citando así a la primera canción del disco, como diciendo que para él nada ha cambiado y que sin ella no puede vivir. El detalle final de acabar con el mismo riff con el que empieza no es sino una muestra del bucle formado en todo el disco, una forma de demostrarnos que la historia se puede repetir una y otra vez. 

Técnicamente este disco es apabullante, que puede no gustar a los fans más clásicos de Extremoduro (que gustan más por canciones directas y cortantes) pero con esto el grupo demuestra que la época cañera, rockera, alcanzó su cénit con 'Minoría absoluta' y por ello debían de buscar otros derroteros por los que adentrarse y acrecentar su música. Para mi, fue el acierto de su carrera y creo que este disco es el adecuado para entrar dentro del universo de Extremoduro si te gustan músicas complejas (clásica, jazz, progresivo, etc.) pero no si te gusta la música más directa, más orientada al corazón y no tanto a la cabeza, ya que para eso estarían 'Minoría' o 'Agila'. 

El mejor disco de Extremoduro, una obra maestra de la música y uno de los mejores cds del rock español. Compartiendo trono de mis discos favoritos. 

Análisis dedicado a Gemma por ser la ley innata que forma mis locuras y los desvelos de mi mente.


Miembros:
Roberto Iniesta - Voz y guitarra
Iñaki 'Uoho' Antón - Guitarra, órgano, productor.
Miguel Colino - Bajo
José Ignacio Cantera - Batería



Comentarios

  1. Impresionante crítica, casi se me saltan las lagrimas en los ojos, este disco ya es eterno bajo mi punto de vista,para mí, el mejor del rock español de la historia. Enhorabuena por tu blog.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Pepe, estamos de acuerdo en el disco, está entre los discos de mi vida. Me alegro de que te haya gustado el análisis, pensaba que al ser tan larga nadie la leería Jaja. Un abrazo, y espero seguir viéndote por aquí.

    ResponderEliminar
  3. Pues hoy he hecho un remember y he vuelto a sentir lo mismo al leerlo, a mí se me hizo muy corto, me hubiera gustado que alargaras el análisis, aunque sea en estos comentarios, que grande!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Da gusto tener a personas como tú leyendo tus entradas, es una maravilla. Si encuentro un trabajo que hice que era bastante más largo te lo paso jaja. Un abrazo!

      Eliminar
    2. Perfecto, y ahora que viene nuevo disco lo leeré encantado.. Un abrazo Jorge, el mérito es tuyo al trabajo bien hecho!!

      Eliminar
  4. Me ha encantado tu crítica, y no simplemente porque plasmes tu admiración por el grupo en ella (como le pasará a más de un fanboy), sino por el contenido narrativo-autobiográfico que engarzas. Igual que el disco es la historia de un viaje, tu crítica también es un poco la historia de un viaje. Por eso se diferencia de otras críticas más impersonales y gana muchísimo en personalidad. No se trata de que el crítico nos haga uan autobiografía en cada pliego -como hacen algunos reconocidos gurús- sino de unir vivencia y contenido. También me ha gustado tu crítica por todo el trabajo y el conocimiento que lleva detrás, del que yo misma me considero a años luz de poseer. Eso sí, si te interesa la creación, el arte, la expresión poética... deberías de azotar a tu yo pasado por haberse perdido a Extremo en los años en que mejor se disfruta, esa adolescencia en permanente búsqueda de referentes. La poesía está escrita en los muros del extrarradio, ya lo decían Simon & Garfunkel... un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tu comentario, he retomado este blog tras demasiado tiempo y me he encontrado con vuestras maravillosas críticas. Y tienes mucha razón, La ley Innata para mí significó un viaje, un viaje que me llevó hasta lo mejor que he tenido en mi vida. Lo simboliza perfectamente y creo que ningún disco conseguirá eso (sí muchas otras cosas, pero no lo que me transmite).

      En cualquier caso creo que ya he azotado lo suficiente a mi yo pasado por despreciar a este grupo, ahora sólo me queda disfrutar de él lo que reste de su carrera. Un saludo!!

      Eliminar
  5. A riesgo de parecer un Granaino exagerao, yo me atreveria a decir que es uno de los mejores discos de la historia del rock, no solo en castellano si no en general. Tu critica me ha encantado y emocionado, soy seguidor de extremoduro desde el principio y me gustan todas las epocas del grupo, pero este disco es la REOSTIAAAAAAA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu coemntario, estoy completamente de acuerdo contigo, uno de los grandes de la historia de la música contemporánea. Y aquí los granainos exageraos siempre son bienvenidos jaja. Un saludo!!

      Eliminar
  6. MADRE MÍA
    Es el análisis más increíble que he leído en muchísimo tiempo. Hace ya diez minutos que lo terminé y aún sigo emocionada y con toda la piel de gallina. En serio, impresionante.
    Estoy además totalmente de acuerdo contigo, soy una apasionada de Extremoduro y La Ley Innata es mi CD de cabecera, y creo que nunca nadie podría haberlo explicado mejor de lo que lo has hecho. Gracias, y un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro muchísimo de que pudiera provocarte eso. Sólo quería transmitir todo lo que ha representado para mí este disco y, aunque sea algo muy personal, creo que lo he podido hacer en gran parte. Comentarios como el tuyo son los que hacen que tenga más ganas de escribir y dedicarme a esto con más fuerzas. Un saludo y muchas gracias!!

      Eliminar
  7. Sólo una cosa me provoca este analisis...la necesidad de tranquilidad para volver a escucharlo saboreandolo más q nunca gacias a tus matices. Mil gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo único que pretendo, así que perfectísimo!! Muchas gracias!!

      Eliminar
  8. Muy bueno, iba escuchando el disco mientras leía tu análisis me ha gustando la parte en la que dices " Si te gusta esta canción estás perdido, como el mismo protagonista" pues de hecho es mi favorita del disco, y es por lo identificado que me llego a sentir. Tiene relativamente poco que escucho a Extremoduro, pero de empezar a escuchar canciones aleatorias de todos los discos, termine clavándome en la Ley innata, se convirtió en mi favorito de toda la música en español que escucho. No se de que va tu blog, pero lo empezare a visitar ya que cai por casualidad justo a esta entrada... un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que te gustara, la música es muy subjetiva pero algunos grupos consiguen conducirnos a sentirnos más unidos gracias a poder vernos en sus letras y sonidos. Extremoduro no te decepcionará en este sentido, pero espero poder ayudarte con mi blog a que encuentres a muchos más.

      Un saludo!!

      Eliminar
  9. Genial análisis.
    Pues a ver si encuentras tú, en el concierto en directo de 2002 que podrás encontrar en youtube, unas notas de la Ley Innata. Para más pistas, están en Quemando tus recuerdos. Otra pista, son las primeras notas con las que empieza el Primer Movimiento: el Sueño.

    ResponderEliminar
  10. Brillante cómo consigues traducir lo qué la musicalidad y la letra, todo en conjunto, te llega a transmitir.. Me he quedado helado, sin palabras. Éste es sin duda uno de mis discos preferidos de extremoduro, sobretodo por la acertada combinación entre rabia y dulzura. También me parece oportuno mencionar que a nivel técnico, la ley innata es una autentica barbaridad, sobretodo por la calidad que imprimen las guitarras de Ouho, para mí el mejor guitarrista español que hay actualmente, sin lugar a dudas. GRAN análisis Jorge, así da gusto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que da gusto es tener a lectores tan agradecidos y melómanos como yo. Espero seguir viéndote por aquí y que sigas disfrutando de la música.

      Gracias y un saludo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

28.000 puñaladas - Marea

Existen mil maneras diferentes de contar una historia. Puede que tu estilo sea intentar encontrar la belleza más pura escondida entre las grietas de la experiencia humana; puede que sea tan directa como un tiro y busques herir al receptor, puede que creas que lo mejor es recrear metáforas abstractas para así dar sentido al sinsentido de la vida. O puede, simplemente, que seas como Kutxi Romero.
Y es que si algo caracteriza a Marea por encima de todo son sus letras. Sí, son buenos músicos (no excepcionales, pero cumplen), hacen buenas melodías y utilizan bien las herramientas de lo que se ha venido a llamar rock urbano desde que aquellos lejanos Leño inventaran un género tan español. Pero sin las letras estarían a la misma altura de otro buen grupo de este género, como pudo haber sido La Fuga. La lírica de las canciones y la rocosa voz de Kutxi son las que impulsan a Marea a dar un salto cualitativo y poder jugar entre los más grandes.
Corría el año 2004 y yo era un pequeño adolescent…

Un beso y una flor. Nino Bravo y la ausencia

Cuando se habla de Nino Bravo siempre aparecen expresiones del tipo: "una de las mejores voces de la música española", "artista inigualable" o "pérdida irreparable para nuestra música". Pero esa condición tan especial del artista no viene solo dada por los hechos que acompañan a estas afirmaciones. No voy a hablar de cómo ha cantado o si ha dejado un legado irreprochable en la música hasta su trágica desaparición o no. Hoy quiero hacer algo más que eso y es descubrir porqué los jóvenes de ahora recuerdan a este prodigioso cantante con un afecto y un cariño que ningún artista de su generación ha podido igualar.
Podríamos pensar que su muerte temprana ayudó en este terreno, pero en realidad lo único que esto despertó fue su carrera comercial aún más de lo que había conseguido en vida. Se sucedieron los homenajes, los duetos póstumos y las reediciones, fueran estas con material inédito o no. La más reciente, Nino Bravo en Libertadbajo la producción de Guille…