Ir al contenido principal

El ruido y la furia. Historia mínima del Death Metal en 10 canciones


Algunos de vosotros quizá hayáis llegado aquí pensando en que esta entrada versaría sobre William Faulkner. Lamento decepcionaros, pero no encontraréis nada sobre su obra ni su figura aquí. Al menos no literalmente. Porque aunque posiblemente no le hubiera gustado este género musical, la temática de éste y la de Faulkner tienen mucha relación. Retrató mejor que nadie las pasiones humanas más bajas y horribles en su amplio escenario del sur americano. Influyó en muchísimas obras que vendrían después y estoy convencido que sus libros y su temática han sido los preferidos por muchos de los grupos de los que vamos a hablar aquí.

Para la mayoría de vosotros -como para mí al principio- el death metal significará ruido. Ruido que tu cabeza no puede soportar. Algo tan indescriptiblemente inhumano que parece hecho por bestias. Esa voz gutural que machaca las entrañas, esa batería a la velocidad de la luz, con beats que podría realizar sólo un pulpo con dotes musicales. Esas guitarras tan aceradas que podrían solidificarse en una espada. Esos bajos que dejarían en calzoncillos a Barry White...

Entiendo el esceptiscismo con esta música, esa repulsión que provoca normalmente, pero este género va más allá. Hay que verlo como una montaña. Como si una montaña gigante viniera hacia ti y no tuvieras escapatoria. Como si un oceáno entero quisiera tragarte entre sus aguas y luego vomitarte en una isla desierta con escasos recursos para sobrevivir. Como si la tierra se abriera y tú cayeras tan hondo que dejaras de ver la luz del sol. Todo esto es el Death Metal y mucho más.

Es difícil expresar las emociones y los sentimientos humanos. Es lo que ha tratado de hacer el arte desde que existe. Las primeras pinturas rupestres ya ejercían ese enigmático poder sobre los que las observaban, ya fuera infligiendo miedo a través de extrañas criaturas o intentando establecer una conexión con algo que estuviera más allá de la vida. Y la furia, el horror, el odio, la frustración o el resentimiento son también emociones humanas. Y muy importantes.

Pero dentro de la música estas emociones habían pasado desapercibidas. Era más rentable expresar el amor o la tristeza, porque es mucho más sencillo sentirse identificado con estas emociones que con algo que finalmente hará recordar cosas que te pondrán furioso, que te horrizarán hasta límites insospechados o te asquearán más allá de la razón. O que te harán recordar que vas a morir, cosa todavía menos deseable para cualquier ser humano.

Y, como si propio nombre indica, este género trata sobre la muerte. Se basa en ella para existir y la define de formas muy violentas por lo general. Los grandes grupos del género siempre han intentado recrear la muerte y todo lo que la rodea de manera que se banalice en gran medida. Hablar de como tus entrañas se van consumiendo por gusanos es bastante gráfico, pero también, de alguna manera, divertido. Se ve a la muerte como un proceso más, algo que está ahí y que no podremos evitar, pero a la vez algo que no tendríamos que temer tanto.

Es cierto, este género no es fácilmente digerible. Machacará tus sesos sin compasión, pero no lo hace porque sí. Para recrear todas las emociones y los sentimientos que quiere expresar no podría hacerlo de otra manera. La poesía también se puede escuchar en sus sonidos atonales y disonantes. La sensación que produce es algo parecido a leer a Paul Celan: se quedará marcado a fuego en tu memoria como algo terrible, pero también necesario.

Aunque sienta este género así, he de reconocer que no es algo que escuche habitualmente. Se necesita un estado de ánimo particular para que entre de la manera adecuada, no se puede poner de fondo, no se puede escuchar sin más. Tienes que estar en posesión de un espíritu amable para hacerlo, ya que sino es posible que nunca más vuelvas a intentar escuchar una canción de este controvertido género. Y eso sería un error.

Aquí tenéis una lista de Spotify con las diez canciones en cuestión. No son todas, no están todos, pero sí los necesarios.



Black Magic - Slayer

No podría empezar a hablar del Death Metal sin mencionar a Slayer. Hace mucho tiempo leí una entrevista a un cantante de una banda de death (no me acuerdo muy bien de cuál, pero apostaría a que era Malevolent Creation) en la cual decía que la primera banda que escuchó del género fue Slayer. Que le había impactado e influenciado la maldad que se percibía en su música y que fue la primera que escuchó que consiguió eso. Creo que este cantante -para mí ahora mismo desconocido- tenía mucha razón. Slayer elevó el thrash a un nuevo nivel de rapidez, de brutalidad y de poder. Fueron los cimientos de esta música tremebunda. La muestra está extraída de su primer álbum Show no Mercy, de 1983.

Como anécdota y ejemplo de influencia en el posterior desarrollo del género, aquí podemos ver y escuchar a Death tocando este tema.

Seven Churches - Possesed

No es fácil describir a los padrinos del género. Una mezcla de thrash, black y letras infernales. A partir del minuto 1:20 podemos encontrar una aceleración que mira muy de cerca a Slayer, pero Possesed consiguieron algo más. Aparte de que el nombre de death metal aparecería por su primera maqueta homónima, la malévola voz de Jeff Becerra consigue transportarnos a ese mundo de crueldad y maldad, a ese lado también humano que el género vendría a representar durante toda su trayectoria. No es una canción pulida, es un sonido sucio y poco cuidado, pero no hace falta que sea nada más. Es una amenaza. Esto son los inicios del estilo, una canción que muchos que vendrán después tendrían para siempre en su memoria.

Lack of Comprehension - Death

Y si Possesed fueron los que vieron nacer a la criatura, Death fueron los que hicieron que esta creciera y se convirtiera en adulta. Estos dos grupos, como Cervantes y Shakespeare, elaboraron dos formas muy diferentes de cocinar el estilo y, por ello, separaron los caminos que más tarde se convertirían en senderos a seguir y ampliar. Los discípulos de Possesed quizá sean más numerosos (aquellos que recogieron el testigo de la agresividad y la brutalidad sin mayores pretensiones), pero los de Death no son menos acérrimos. Hemos visto como la agresividad de Possesed se basaba principalmente en guitarras afiladas, sección rítmica a la velocidad de la luz y una voz que parecía sangrar en cada estrofa. Buscaban más una música amenazante que captadora de emociones. Pero Death fue más allá. Lack of Comprehension es la mejor muestra de ello. La técnica se convirtió en algo fundamental para tocar música con esta potencia. El conjunto era algo tan compacto como una apisonadora. Este grupo fue algo más que un simple escalón en la evolución del género. Gracias a ellos se pudo llegar a niveles de sofisticación que no podrían haberse ni siquiera pensado para algo tan brutal. La voz de Schuldiner ya no es esa que parecía cantarle a Satán. Su voz parece la de alguien que ha venido de entre los muertos para contarnos todo lo malo que existe en el mundo. Y para ello se acompaña de un muro de sonido que habría asustado a Phil Spector. Ni siquiera el aire puede traspasar la intrincada tela que tejen Schuldiner y sus chicos. El sentimiento que desprende esta música ya no es tanto terror como furia. Pero una furia que no se dirige contra el oyente. Furia contra la humanidad y contra todo lo que nos hace ser malvados. Las letras también se alejan bastante de lo que vendrá a ser el tópico en el género, ya que tratan de ser bastante más instrospectivas, sin hablar de violencia descarnada gratuitamente. La madurez había llegado.

Liege of Inveracity - Suffocation

Y de repente, nació un hermano pequeño. Un hermano que ganaría en maldad y brutalidad al anterior y se lo comería poco más tarde. Este hermano vino de la mano de Suffocation. En Liege of Inveracity nos encontramos una música más extrema si cabe que la anterior. Aquí la voz ya se ha convertido en algo que nada tiene que ver con algo humano. Se transforma en algo más parecido a un monstruo marino que sale de las profundidades de su guarida. Frank Mullen fue el encargado de llevarse la medalla de pionero en este ejercicio vocal y su papel es indiscutible. He de confesar que el primer grupo que escuché en mi vida de este género fue Suffocation. Y lo hice con su álbum de reaparición Souls to Deny. Me dejó completamente en shock. No me gustaba, pero había algo que me atraía, que me enganchaba a escuchar la canción una y otra vez. Inmediatamente, asocié death metal con Suffocation. Esto hacía que ninguna de las demás bandas que escuchaba del género encajaran en mi perfil, amén de resultarme bastante planas. Cuando me adentré más en este mundo, descubrí que este hermano pequeño que habían creado se llamaba brutal death metal y que no todo el death metal era así. Me abrió un mundo de posibilidades. Pero Suffocation siempre siguieron ahí, y esto fue gracias a su cantante. La voz que consigue Mullen es algo totalmente indescriptible, es algo tan extremadamente brutal que no tiene sentido que suene a la vez tan limpia, tan poco rasposa o rugosa. Es algo así como si a un tenor le brotaran oscuros ríos a través de su garganta.

Pero este grupo no fue sólo pionero en el subgénero del brutal, también lo fue en el Slam. Y esto fue debido a un corte que podemos escuchar en el minuto 2:50 de la canción integrante de la lista. Ese break dejaría marcados a generaciones posteriores para desarrollar otros estilos con giros y diferentes ritmos que diferían de los clásicos. Asimismo, Suffocation desarrollaron la vertiente más técnica de Death transformándola y convirtiéndola en algo más extremo y potente. Se abría el camino para el death metal más técnico y poderoso.

I Cum Blood - Cannibal Corpse

Y ese camino lo siguieron Cannibal Corpse de forma insana. Recogiendo el testigo de la amenaza y la brutalidad más blasfema de Possesed, los chicos de Búfalo llevaron el género al extremo más salvaje de la música. El gemelo siniestro y retorcido del brutal death metal había venido y no pensaba irse sin luchar hasta su muerte (bueno, más bien hasta la tuya). Esta canción me da escalofríos cada vez que leo la enfermiza letra. Al igual que me ocurre con las historias del Marqués de Sade, las de Chris Barnes son indeciblemente insanas. Pero estas no intentan buscar una justificación teórica como las del gran Marqués, sino que es algo enfermizo porque sí. Porque existe, porque es algo que ocurre todos los días. Y porque alguien debía plasmarlo de una forma artística y darle una salida. No he escuchado nada tan amenazante como la voz de Chris Barnes, sobre todo en la canción de muestra: I Cum Blood. Parece que la música intente pegarte a cada paso, como si tú estuvieras corriendo por unas callas completamente desiertas y detrás de ti alguien te persiguiera con la indefectible intención de causarte el mayor de los males. Y que poco a poco se va acercando más y más, mientras tú desfalleces debido a la presión que está ejerciendo esta presencia sobre tu persona. Y al final, siempre te atrapa.
Nunca he escuchado nada igual, y creo que esto es la máxima expresión de lo que el brutal es.

Heartwork - Carcass

La obra de Carcass dentro del metal debería tener un lugar de honor, algo así como patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Inventores  y propulsores en su anterior obra del grindcore, no quisieron quedarse y estancarse en un estilo determinado, evolucionando hacia sonidos más depurados y melódicos. Nace así el death metal melódico que más tarde harían famosos otros grupos como Arch Enemy, In Flames o Children of Bodom con mayor o menor acierto. Carcass aquí descarga de una forma espectacular sobre el oyente con una serie de sonidos que muestran claramente que no han perdido su brutalidad, pero al mismo tiempo encontramos elementos más propios de otros estilos. Asimismo escuchamos un sonido más amplio, más libre, no tan saturado como los anteriores que hemos comentado. Mientras que la música de CC o Suffocation ejercía un poder asfixiante sobre el oyente a través de su densidad, Carcass abre el espacio y muestra por ejemplo unos solos de guitarra que bien podían realizarse en bandas como Journey, pero que al momento se convierten en balas silbando por el campo de batalla. Su legado es incontable ahora mismo y sin ellos la escena hubiera sido mucho menos colorida.

The Leper Affinity - Opeth

Y qué decir de los Dream Theater del metal más extremo. Genios indiscutibles de la técnica, continuaron el sendero abierto por Death y lo ampliaron como todavía nadie ha hecho en este estilo. Unos músicos increíbles decidieron unirse y hacer de su pasión por la música extrema y por sonoridades muy dispares algo que tuviera sentido. Todo estaba permitido y la mezcla no pudo resultar mejor. Abrieron las posibilidades al mundo de la música más extrema para que tuvieran cabida tanto voces guturales y baterías a velocidad de la luz con pasajes jazzísticos o medios tiempos con voces "limpias". Adaptaron el oído del oyente extremo a otros mundos sónicos y lo transportaron, sin que se diera cuenta a lo más alejado que quería escuchar en ese momento. Como muestra, lo que nos encontramos en esta canción a partir del minuto cuatro, más propio de una canción folk que de cualquier rama del metal. Con ellos nacía el death metal progresivo y nunca más se iría.

Sacrifice Unto Sebek - Nile

¿Y qué pasa si mezclamos elementos de Suffocation, Opeth y la mitología del Antiguo Egipto, añadiendo algunos de los músicos más rápidos del planeta? Que tenemos a Nile. La técnica más extrema había llegado. No había sitio aquí para la improvisación o los errores. Nos encontramos ante una de las bandas más precisas y calculadoras del planeta y pese a ello, no pierden un ápice de su brutalidad. Suenan más limpios que CC o Suffocation pero como escucharéis, su propuesta no está muy alejada en cuanto a potencia. Vale la pena ver a George Kollias tocando la batería de esta canción para darse cuenta de la bestialidad que estos músicos con capaces de realizar. Su innovador estilo y sus letras inspiradas en la mitología egipcia dejaron la puerta abierta a otras temáticas que podrían adaptarse perfectamente al estilo.

As I Wither - In Vain

Un grupo con una trayectoria más bien reciente (este era su primer disco de larga duración, en 2007), pero que concentra tantos elementos de los que hemos hablado tan bien que parecen unos robots creados para tal fin. Recogen el testigo del progresivo, del brutal, del black/death y de la técnica más sobrecogedora. Son el nieto perfecto. El comienzo de esta canción ya lo muestra todo. Una batería que podía hacer las veces de una ametralladora de guerra y que no da un sólo segundo de respiro, una guitarras increíblemente coordinadas y lacerantes, que muestran originalidad sin perder la esencia de la tradición...Y tras tres minutos de incansable y brutal paliza sonora el ambiente se torna más oscuro, más vikingo si se quiere para que una voz que emerge como un canto hacia los dioses nos deleita sobre una base que podría formar parte del repertorio de Manowar (o eso quisieran). Tras ese momento de respiro la descarga final traerá todo consigo, para que cuando acabe la canción no quede ni un pedacito de ti intacto. Un escalón más que el género ha subido con éxito.

Vicarious Redemption - Cult of Luna

Sí. Ya. Esto es post metal. O metal atmosférico. Bueno, en cierta manera no lo puedo negar. Crea una atmósfera de manera excelente. Y también es algo que ha venido en la última ola del metal. Por lo que podríamos considerar a este grupo como post metal y como metal atmosférico. Pero eso sería un error. Porque la atmósfera que esta canción está creando tiene más que ver con el death metal que con cualquier otra música. Se respira maldad y tensión por todas sus vertientes. Se respira suspense. Esta canción a mi me transporta a un planeta lejano. Un planeta en el que acabara de aterrizar sin compañía de nadie y unos crueles seres nativos estuvieran acechándome de forma sigilosa, mientras poco a poco me acorralan sin que llegue a verlos en ningún momento. Y justo cuando mi terror es el mayo de mi vida, consigo verlos y mi vida se detiene. Si esto lo inspira una canción, esa canción encaja perfectamente en el death metal, estoy convencido.

Y hasta aquí llega mi lista y mi pequeña introducción a este género tan infravalorado. Sé que no están todos, sé que para muchas la lista será incompleta o tenga fallos, pero creo que es una lista muy recomendable para sumergirse en el difícil e intrincado mundo del death metal sin salir salpicado de sangre y vísceras por todos lados.


Comentarios

Entradas populares de este blog

La ley innata - Extremoduro

No me gustaban. No, es cierto, ante el desconocimiento -ese terrible aliado de la violencia- opté por lo más fácil, prejuzgar. Y todo lo que fuera Extremoduro lo denostaba porque era de ellos. Pero llegó un día, el día en que comprendes que la música, la buena música, no está limitada a un estilo o determinados grupos, en todos los estilos (o casi todos) hay buena música. Por ello llegué hasta ellos, además con una canción preciosa, 'Standby' del disco anterior a este 'Yo, minoría absoluta'. Tras esto me adentré más en su campo de acción y conseguí este disco, especial como pocos. El análisis que aquí haré sobre el disco será 'breve' en cuanto a las letras, ya que, con la experiencia sobre el mismo que me ocupó veinticinco páginas he decidido acortarlo para mayor facilidad lectora. Extremoduro saca este disco seis años después del último publicado 'Yo, minoría absoluta' con un cambio de estilo totalmente nuevo y para unos, acertado, para otros desastro…

28.000 puñaladas - Marea

Existen mil maneras diferentes de contar una historia. Puede que tu estilo sea intentar encontrar la belleza más pura escondida entre las grietas de la experiencia humana; puede que sea tan directa como un tiro y busques herir al receptor, puede que creas que lo mejor es recrear metáforas abstractas para así dar sentido al sinsentido de la vida. O puede, simplemente, que seas como Kutxi Romero.
Y es que si algo caracteriza a Marea por encima de todo son sus letras. Sí, son buenos músicos (no excepcionales, pero cumplen), hacen buenas melodías y utilizan bien las herramientas de lo que se ha venido a llamar rock urbano desde que aquellos lejanos Leño inventaran un género tan español. Pero sin las letras estarían a la misma altura de otro buen grupo de este género, como pudo haber sido La Fuga. La lírica de las canciones y la rocosa voz de Kutxi son las que impulsan a Marea a dar un salto cualitativo y poder jugar entre los más grandes.
Corría el año 2004 y yo era un pequeño adolescent…

Un beso y una flor. Nino Bravo y la ausencia

Cuando se habla de Nino Bravo siempre aparecen expresiones del tipo: "una de las mejores voces de la música española", "artista inigualable" o "pérdida irreparable para nuestra música". Pero esa condición tan especial del artista no viene solo dada por los hechos que acompañan a estas afirmaciones. No voy a hablar de cómo ha cantado o si ha dejado un legado irreprochable en la música hasta su trágica desaparición o no. Hoy quiero hacer algo más que eso y es descubrir porqué los jóvenes de ahora recuerdan a este prodigioso cantante con un afecto y un cariño que ningún artista de su generación ha podido igualar.
Podríamos pensar que su muerte temprana ayudó en este terreno, pero en realidad lo único que esto despertó fue su carrera comercial aún más de lo que había conseguido en vida. Se sucedieron los homenajes, los duetos póstumos y las reediciones, fueran estas con material inédito o no. La más reciente, Nino Bravo en Libertadbajo la producción de Guille…