Lost in the Translation - Jeff Scott Soto



Descubrí a este grandísimo cantante melódico gracias a este disco, y en especial a una canción que luego diré, que venía en un sampler de la desaparecida revista 'Very Metal', y la verdad es que cuanto más lo escucho, más me gusta. La carrera de este cantante como vocalista de sesión no tiene desperdicio (Yngwie Malsteem, Axel Rudi Pell, Talisman...) pero con discos como este no le hace falta unirse a ningún grupo para demostrar su valía. Y habla alguien al que el hard rock es uno de los estilos que menos me suele gustar. Pero vayamos a lo importante.

Empieza el disco con 'Believe in me', un hard rock melódico del más alto nivel. Un ritmo muy rápido y unas melodías perfectas completan el tema. Sin duda este cantante demuestra estar a otro nivel de lo que suele ser el estilo melódico con este tema. El disco continúa con 'Soul Divine', una canción con un riff que se te queda pegado, por no hablar de su estribillo. Te guste o no, si lo oyes vas a estar cantando todo el día este estribillo. Una vez más demostrando un nivel muy alto en las melodías, y con unos músicos acompañantes que no son simples mercenarios, sino que muestran un gran talento también.
Tras esto viene un corte de faceta más heavy 'Drowning' en el que el riff me recuerda -mutatis mutandis- a los del gran Zack Wylde con el Madman. Como en todo el disco, las voces están cuidadísimas, y con ese toque más duro de la guitarra podrá gustar tanto a heavys como amantes del AOR. Le sigue 'If this is the end' que tiene la propiedad de sonar como una gran balada hardrockera clásica (tipo Scorpions o Whitesnake) pero a la vez sonar actual y fresca. Esto, más la grandiosa voz de este hombre hacen de ella una canción preciosa, altamente recomendable.
El tema-título del álbum 'Lost in the translation' (que nada tiene que ver con la película Lost in translation de Sofia Coppola) me suena y siempre me ha sonado a Guns N' Roses, a los más macarras y hardrockeros (como en temas tipo 'Welcome to the Jungle' o 'You could be mine') y por tanto, también me encanta. La verdad es que pocas canciones de este disco me disgustan. Quizá sea la siguiente a este tema, 'Doin' Time', la única (junto con otra) que consigue bajar la nota de este elaboradísimo trabajo, ya que no consigue emocionarme como las demás. Eso sí, el solo es de lo mejorcito.
Pero para redimirse Jeff mete aquí un tema digno de los más grandes, sin exagerar en ningún momento. Por que 'High time' es un tema totalmente impresionante. Rápido, con unas melodías pegadizas, perfectas en su conjunto, con un grupo totalmente armonizado y con un estribillo capaz de poner la carne de gallina a cualquiera. Una de esas canciones que a mi me animan cualquier día. A resaltar el solo también (y la parte vocal introductoria del mismo) que es alegre como pocas, que me recuerda, ganando velocidad y modernidad, a ese solo de 'Celebration day' del III de Led Zeppelin. Una gozada absoluta de canción.
'Beggining to end' es otra balada, esta vez con un piano de acompañamiento al principio, para luego entrar toda la banda. La melodía es la más preciosista del álbum, sobre todo en el estribillo. Bellísima.

'Find our way' es la canción con la que descubrí, hará ocho años este disco y sobre todo, a este grandísimo intérprete. Y por mucho tiempo que haya pasado, y por muchas veces que haya sonado en mi reproductor, no me canso de escucharla nunca. Es prácticamente el ejemplo perfecto de lo que debe ser el Hard rock melódico. Un estribillo totalmente pegadizo, alegre, armónico, unos riffs que son una delicia, una batería sencilla pero efectiva. En definitiva, junto a 'High time', mi preferida del disco.
'On my own' es la otra canción que baja la nota de este disco. Un corte más heavy, en la línea de 'Drowning' pero sin la garra de aquel.
Para cerrar el álbum (sin contar el bonus 'Dulce Lady') tenemos la preciosa 'Sacred eyes'. Se trata de un medio tiempo acústico genial que uno no quiere que acabe. Una de esas canciones que pueden gustar a cualquiera, aunque sea amante del pop.


Miembros:
Jeff Scott Soto - Voz, bajo y teclados
Howie Simon - Guitarra
Neal Schon (Journey) - Guitarra
Glen Sobel - Batería
Gary Schutt - Guitarra

0 comments:

Publicar un comentario