Ir al contenido principal

Ancestral Romance - Dark Moor


Empezaré con este disco las críticas de discos españoles. Empieza con la canción de 'Gadir', que tiene un inicio con mucha fuerza, muy en el estilo del grupo en general. Un estribillo cargado de tonalidad de himno y voces dadas para la ocasión.
'Love from stone' tiene un estilo muy Nightwish (época 'Once' y demás) muy melancólico y sinfónico, pero no me acaba de convencer, demasiado edulcorado.
'Alaric de Marnac' tiene todas los elementos de una gran canción de power metal, sobre todo ese punteo de guitarra y el solo del teclado y la guitarra conjuntos. El doble bombo de la batería, el bajo a toda velocidad, etc. Pero me falla la voz en el estribillo, aunque sigue siendo un gran tema.
Llegamos así a una de las obras maestras de este disco: 'Mio Cid'. Quizá algunas les echaran en cara que canten esta canción en inglés, pero se nota que estos chicos se sienten más agusto en este idioma y si sirve para que la canción salga así yo me quito el sombrero. Power del bueno, un estribillo perfecto, estrofas muy poderosas y un final que regala una sorpresa digna de los más grandes con un canto de juglar que te traslada a la Edad Media. Un tema que muchos soñarían realizar.
'Just Rock' es lo que anuncian, un hard-rock de lo más directo aunque lleva las señas de identidad del grupo con sus orquestaciones en las partes instrumentales.
'Tilt at Windmills' que habla del grandísimo Quijote vuelve al sonido más melódico y melancólico, con dueto en el estribillo con una voz femenina. El solo es de lo más bello del tema.
Y tras esto esta canción llega la razón (junto a 'Mio Cid') de que este disco haya llegado hasta este blog. Estoy hablando de la 'Canción del Pirata'. Y es que a estos chicos de Dark Moor les gustan los retos. En su anterior disco 'Autumnal' lo demostraron con creces al realizar una versión metalizada del 'Lago de los cisnes' de Tchaikovski y ahora en este disco se han metido cuesta abajo y sin frenos en un buen follón. Poner música a la 'Canción del Pirata' y no morir en el intento es algo muy muy complicado pero si además un grupo como Tierra Santa, que es del mismo estilo que tú, y que ha tenido muchísimo éxito dentro de nuestras fronteras, también la ha hecho a un nivel muy alto se complica aun más.
A un enamorado como yo de la versión de Tierra Santa, por poder ponerle música a este precioso poema, no creía que me pudiera convencer, pero lo ha hecho por encima de aquella. La voz de Alfred es estremecedora, con tesituras vocales graves nunca antes escuchadas en su carrera. El ritmo en la canción parece meterte de lleno enmedio del mar, el tono épico encaja perfectamente con la preciosa letra de Espronceda y el hecho de cantar en español no modifica para nada el carácter del grupo. Un tema imprescindible para todos los que les guste el power o lo épico en general.
'Ritual Fire Dance' empieza como una especie de polka, para luego electrizarse. Cuando entra la guitarra la canción gana muchísimos enteros. Parece una obra orquestal de paso militar (de hecho suenan de fondo los pasos de un ejército como en la mítica 'War Ensemble' de Slayer de la que espero hablar en otro artículo). Es la instrumental del disco y la verdad es que mantiene el nivel bastante alto.
'Ah! Wretched Me' tiene un principio que me recuerda mucho a los Judas Priest para luego pasar a un riff propio de Megadeth. El doble bombo y los ritmos 'alegres' vuelven para dar el toque propio al tema. Un gran trabajo.
'A Music in my Soul' me resulta la más floja del disco, con un estribillo comercialoide demasiado típico. pero con algunas partes buenas, como el solo de guitarra.


Miembros:
Alfred Romero - Voz
Enrik García - Guitarra
Mario García - Bajo
Roberto Cappa - Batería

Publicado en noviembre de 2010.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La ley innata - Extremoduro

No me gustaban. No, es cierto, ante el desconocimiento -ese terrible aliado de la violencia- opté por lo más fácil, prejuzgar. Y todo lo que fuera Extremoduro lo denostaba porque era de ellos. Pero llegó un día, el día en que comprendes que la música, la buena música, no está limitada a un estilo o determinados grupos, en todos los estilos (o casi todos) hay buena música. Por ello llegué hasta ellos, además con una canción preciosa, 'Standby' del disco anterior a este 'Yo, minoría absoluta'. Tras esto me adentré más en su campo de acción y conseguí este disco, especial como pocos. El análisis que aquí haré sobre el disco será 'breve' en cuanto a las letras, ya que, con la experiencia sobre el mismo que me ocupó veinticinco páginas he decidido acortarlo para mayor facilidad lectora. Extremoduro saca este disco seis años después del último publicado 'Yo, minoría absoluta' con un cambio de estilo totalmente nuevo y para unos, acertado, para otros desastro…

28.000 puñaladas - Marea

Existen mil maneras diferentes de contar una historia. Puede que tu estilo sea intentar encontrar la belleza más pura escondida entre las grietas de la experiencia humana; puede que sea tan directa como un tiro y busques herir al receptor, puede que creas que lo mejor es recrear metáforas abstractas para así dar sentido al sinsentido de la vida. O puede, simplemente, que seas como Kutxi Romero.
Y es que si algo caracteriza a Marea por encima de todo son sus letras. Sí, son buenos músicos (no excepcionales, pero cumplen), hacen buenas melodías y utilizan bien las herramientas de lo que se ha venido a llamar rock urbano desde que aquellos lejanos Leño inventaran un género tan español. Pero sin las letras estarían a la misma altura de otro buen grupo de este género, como pudo haber sido La Fuga. La lírica de las canciones y la rocosa voz de Kutxi son las que impulsan a Marea a dar un salto cualitativo y poder jugar entre los más grandes.
Corría el año 2004 y yo era un pequeño adolescent…

Un beso y una flor. Nino Bravo y la ausencia

Cuando se habla de Nino Bravo siempre aparecen expresiones del tipo: "una de las mejores voces de la música española", "artista inigualable" o "pérdida irreparable para nuestra música". Pero esa condición tan especial del artista no viene solo dada por los hechos que acompañan a estas afirmaciones. No voy a hablar de cómo ha cantado o si ha dejado un legado irreprochable en la música hasta su trágica desaparición o no. Hoy quiero hacer algo más que eso y es descubrir porqué los jóvenes de ahora recuerdan a este prodigioso cantante con un afecto y un cariño que ningún artista de su generación ha podido igualar.
Podríamos pensar que su muerte temprana ayudó en este terreno, pero en realidad lo único que esto despertó fue su carrera comercial aún más de lo que había conseguido en vida. Se sucedieron los homenajes, los duetos póstumos y las reediciones, fueran estas con material inédito o no. La más reciente, Nino Bravo en Libertadbajo la producción de Guille…